EEUU Tiene Sólo una Opción: Abrazar el Populismo Progresista o Sufrir un Futuro Fascista Trumpiano

El populismo fue el gran ganador en las recientes elecciones de Virginia, después de que Terry McCauliffe se postulara sobre su pasado como demócrata de Bill Clinton y Glen Youngkin se postulara como populista de derecha. Como señaló Glen Abernathy en The Washington Post :

«El hecho de que los derechos de los padres en la educación se convirtieran en un tema central de la campaña muestra que el populismo sigue siendo un elemento potente en la política estadounidense. Y en el Partido Republicano, incluso con Trump fuera de la Casa Blanca, el populismo, no el conservadurismo, sigue siendo la principal identidad del Partido Republicano.»

Pero el populismo puede tomar dos caminos, como vio el mundo en 1932 cuando estadounidenses y alemanes llevaron al poder a dos tipos muy diferentes de populistas: Franklin Delano Roosvelt y Hitler. La versión de Bernie Sanders del populismo progresista es muy, muy diferente del populismo racista de Trump y Youngkin.

El populismo de derecha o «fascista» ha abrumado a numerosos países de todo el mundo, incluidos Rusia, Hungría y Turquía. Estados Unidos se encuentra en el mismo borde, mientras el reaganismo se desmorona y algo nuevo debe reemplazarlo.

¿Pero qué será eso? Las señales son preocupantes.

Se ha vuelto tan malo que cuando los estadounidenses creen que un político los está escuchando y haciendo en gran medida lo que quieren, le pasarán por alto una multitud de pecados personales. Incluso elegirán a un violador y estafador convicto para el cargo más alto del país si creen que está haciendo la voluntad del pueblo en lugar de la voluntad de las élites ricas.

Si bien esa puede haber sido una declaración controvertida hace una generación, y la razón por la que EisenhowerJFKLBJ y Bill Clinton hicieron todo lo posible para ocultar sus vidas sexuales extramatrimoniales, Trump lo ha demostrado como una verdad política moderna.

También es una indicación de cuán completamente los estadounidenses piensan que su gobierno se ha alejado de ellos: los votantes en 2016 estaban dispuestos a apoyar a un violador estafador porque creían que pondría sus intereses por encima de los de los mórbidamente ricos.

Este momento político se ha estado gestando durante décadas.

La gran ruptura entre los estadounidenses y su gobierno comenzó a fines de la década de 1970 cuando la Corte Suprema (SCOTUS) de los Estados Unidos, en las decisiones de Buckley y Bellotti en 1976 y 1978, dictaminó que cuando los multimillonarios y las corporaciones (incluso corporaciones extranjeras) compran políticos estadounidenses ya no se trata de corrupción o soborno, sino que en su lugar, increíblemente, se trata de la «libertad de expresión» protegida por la Primera Enmienda.

El Partido Republicano saltó al juego con sus «nuevas reglas» definidas por SCOTUS en las elecciones de 1980 cuando Ronald Reagan montó una ola del Gran Capital en la Casa Blanca. El Partido Demócrata, que sufrió una pérdida de fondos después de que Reagan destruyó su base sindical, también saltó al juego político recién definido en 1992 con la «Tercera Vía» de Clinton.

Cuando Reagan mató a los sindicatos y trasladó la carga fiscal de la nación de los muy ricos a la gente de clase trabajadora con 18 aumentos de impuestos de la clase media y recortes de impuestos masivos para los ricos, los estadounidenses comenzaron a notar que su gobierno se alejaba cada vez más de sus intereses.

Reagan deshizo las regulaciones que protegen el medio ambiente; las personas notaron que el aire y el agua se ensuciaban y tenían más probabilidades de causar cáncer. Él vendió sus amadas tierras públicas a perforadores y mineros por centavos de dólar. Se puso del lado de los empleadores por encima de los trabajadores, de los banqueros por encima de los deudores.

Así que los estadounidenses se dirigieron a Bill Clinton, quien prometió un «nuevo pacto» con el pueblo estadounidense, diciendo que venía de la pobreza y de una familia rota y que por lo tanto sentía su dolor. Sin embargo, rápidamente la gente se dio cuenta de que estaba tan remoto como Reagan.

Clinton destripó la red de seguridad social y declaró «el fin del bienestar social tal como lo conocemos«, mantuvo los impuestos escandalosamente bajos para los mórbidamente ricos (y festejó con ellos en Davos) y presidió la segunda etapa del TLCAN / OMC, un experimento neoliberal de «libre» comercio que finalmente acabó con la fabricación estadounidense y llevó a Wal-Mart de «100% Made In USA!» a «Precios bajos, salarios bajos, todo hecho en China«.

La Corte Suprema volvió a intervenir en 2000 y puso a George W. Bush en la Casa Blanca, pero nada mejoró. Nos mintió en dos guerras para que lo reelegieran, comenzó la privatización de Medicare a través de la viciosa estafa de Medicare Advantage y entregó billones en impuestos tomados de los trabajadores a contratistas militares como los del Grupo Carlyle de su papá.

La presión aumentaba. Los estadounidenses de clase media sabían que ahora estaban en la parte trasera del autobús, ya que los salarios se mantuvieron estables o cayeron frente a 30 años de inflación, mientras que los que estaban en la cima de la escala corporativa se habían vuelto más ricos incluso que los faraones. La gente esperaba desesperadamente un regreso a la normalidad de los años del New Deal cuando la clase media estaba rockeando, así que llegó un nuevo y carismático líder con un nombre divertido (Barack) y su «argumento de venta» para ser elegido fue «Esperanza y Cambio«.

Pero Obama tampoco pudo o no quiso revocar las «nuevas reglas» que la Corte Suprema nos había dado en la década de 1970; de hecho, cinco conservadores en la Corte ratificaron su decisión de Citizen’s United de 2010, que hizo aún más difícil para la gente común postularse para un cargo público mientras facilitaba aún más a los multimillonarios y las corporaciones comprar y vender políticos.

Lo mejor que pudo hacer fue Obamacare, y los conservadores de la Corte Suprema hicieron un trabajo rápido al respecto, destripando la expansión de Medicare de la misma manera que destriparon la Ley de Derechos Electorales.

Para 2016, estas «nuevas reglas» que había dictado la Corte Suprema —que los ricos y las corporaciones podían controlar el proceso político y anular lo que quería la gran masa del pueblo— habían llevado al electorado estadounidense a un punto de ebullición populista.

La candidatura primaria populista progresista de Bernie Sanders ese año sacudió particularmente las aguas, ya que le dijo a la gente la dolorosa verdad, y ellos sabían que era la verdad, de que la única razón por la que no tenían educación universitaria o atención médica gratuita era porque los ricos y las grandes corporaciones quería seguir fastidiándolos. El mensaje se estaba asimilando y la gente estaba realmente, realmente, realmente enojada y lista para el cambio.

Entonces, cuando Donald Trump se postuló en las primarias republicanas como un populista progresista (con un toque racista), los republicanos e independientes, particularmente los votantes blancos, lo amaron.

Trump hizo un trabajo brillante al fingir ser un populista progresista.

Cuando mintió que iba a subir los impuestos a los ricos, le creyeron. Cuando mintió diciendo que iba a traer de regreso a casa las 60.000 fábricas que Reagan, Bush, Clinton, Bush y Obama habían enviado al extranjero, aplaudieron. Cuando mintió diciendo que no estaba en deuda con ningún rico porque él mismo lo era y estaba financiando su propia campaña, votaron por él sobre lo mejor y lo más brillante que el Partido Republicano tenía para ofrecer.

Y Trump, como presidente, hizo el trabajo que haría un populista para convencerlos de que era verdad. Llamó a China para aprovechar las políticas implementadas por Reagan, Bush y Clinton. Viajaba por el país con regularidad, se reunía con la gente en grandes mítines, les decía que los amaba y les mentía que era su campeón. Dijo que iba a mantener los empleos estadounidenses en manos estadounidenses al impedir que los inmigrantes ingresen al país y reducir la inmigración legal a un mínimo mientras castigaba brutalmente a las familias que lograron ingresar al país.

Era una forma fascista de populismo, pero para aproximadamente la mitad del electorado estadounidense se sentía como un populismo progresista. Y la burbuja mediática de la derecha los mantuvo alejados de las desagradables realidades de lo que realmente estaba haciendo Trump, ya que recortó los impuestos a los ricos, permitió que ingresara más veneno a nuestro medio ambiente, suprimió los salarios y aplastó las oportunidades educativas de nuestros hijos.

Si bien la base racista y paramilitar de Trump recibe la mayor parte de la atención, representó un momento populista genuino en la historia de Estados Unidos, uno en cierto modo como el de Andrew Jackson (e igualmente ignorante, brutal y corrupto). Su titiritero, Steve Bannon, fue y es un practicante de artes políticas y relaciones públicas populistas al nivel de Goebbels, tanto intelectual como moralmente.

Los demócratas subestimaron el poder de la reacción populista general contra 40 años de políticos vendidos que aceptaron el trato que les ofreció la Corte Suprema.

Trump separó al Partido Republicano del sistema neoliberal de Reagan: los demócratas como Terry McCauliffe aún no parecen haber recibido el memorando de que deben hacer lo mismo con su propio partido.

El sistema neoliberal en el que Reagan y Clinton fueron pioneros se está derrumbando bajo su propio peso de corrupción y riqueza inflada y obscena; como flores que salen de una empanada de vaca, han nacido dos nuevos movimientos populistas.

Uno es el populismo progresista, que recuerda a FDR y Bernie Sanders. El otro es el populismo fascista, que recuerda a Charles Lindberg y al hombre al que defendió , Adolf Hitler.

Debería haber sido sorprendentemente obvio para los demócratas que algo nuevo se había producido cuando el pueblo estadounidense estaba dispuesto a pasar por alto los más de 20 cargos de violación y agresión sexual de Trump, sus quiebras y condenas por fraude, sus vínculos con Putin y su intento de sobornar al presidente de Ucrania, su manejo incompetente de la pandemia de Covid, sus pagos a las estrellas del porno, la corrupción salvaje en su gabinete cuando miembro tras miembro fue arrestado por auto-trato (5 referencias criminales), y su Gran Mentira sobre las elecciones de 2020 y el asalto fascista al Capitolio.

Pero el Partido Demócrata en su conjunto no captó el mensaje, aunque los progresistas dentro del Partido entendieron totalmente lo que estaba pasando y han trabajado duro para que el Partido se enfrente a este momento populista progresista. Pero están siendo saboteados por la vieja guardia neoliberal que todavía está profundamente arraigada en el capullo de Citizen’s United de sus donantes ricos y corporativos.

La simple realidad es que los estadounidenses están tan desesperados por volver a tener políticos, incluso corruptos como Trump, que creen que se preocupan por ellos y actúan en su nombre que pasarán por alto casi cualquier defecto de carácter e incluso delitos graves.

Los estadounidenses están hartos y cansados ​​de la política habitual en este nuevo mundo definido por la decisión de Ciudadanos Unidos de la Corte Suprema. Quieren políticos populistas que piensen en sus necesidades, les hablen sobre soluciones a los problemas del país y no tengan miedo de enfrentarse a los ricos y poderosos.

Políticos populistas progresistas como Bernie Sanders, Elizabeth Warren, Sherrod Brown, Pramila Jayapal, Ro Khanna, Mark Pocan, Alexandria Ocasio-Cortez y el resto del Caucus Progresista del Congreso han descubierto esto y han entrado en ese espacio. Aproximadamente la mitad del Partido Demócrata está con ellos, y el movimiento progresista populista vibra con energía en todo el país.

Incluso el presidente Joe Biden se ha dado cuenta de esto, poniendo a Bernie Sanders a cargo de redactar la legislación del Senado para su programa Reconstruir Mejor, promoviendo la sindicalización y defendiendo programas para ayudar a las familias trabajadoras promedio en lugar de los banqueros favorecidos por Clinton o las compañías de seguros de Obama.

Pero las «nuevas reglas» políticas de Citizen’s United de la Corte Suprema todavía están vigentes, y todavía hay políticos completamente en juego. En el lado republicano, es prácticamente todo el Partido. En el lado demócrata, es más obvio que Sinema y Manchin en el Senado y Schrader, Rice, Peters, Gottheimer y un gran puñado de otros en la Cámara.

Si estos lechones de Citizen’s United en el Partido Demócrata continúan mamando del pezón del Gran Capital y bloquean un cambio progresivo genuino, estaremos de regreso donde estábamos en 2016, como lo demuestran las elecciones de Virginia.

Y los republicanos lo saben: el «senador con el puño en alto» Josh Hawley, que desea tanto ser el primer presidente fascista totalmente abierto de Estados Unidos puede saborearlo, pues acaba de publicar un artículo de opinión en The New York Times pidiendo una revocación de la política de Reagan / La agenda neoliberal de «libre comercio» de Clinton.

«Ahora debemos cambiar de rumbo», escribió Hawley . «Podemos reconstruir lo que hizo grande a esta nación en primer lugar haciendo cosas en Estados Unidos nuevamente». Como dijo Bob Dylan una vez, no hace falta ser un meteorólogo para saber en qué dirección sopla el viento.

Si Joe Manchin y Kyrsten Sinema continúan haciéndose eco de los puntos de conversación de la derecha neoliberal de la red de los hermanos Koch, la Gran Farma y el Gran Petróleo, el repudio de Biden al reaganismo neoliberal se incendiará.

Con él se irán las posibilidades del Partido Demócrata en 2022 y 2024.

En lugar de que el populismo progresista devuelva a este país a sus valores fundamentales de justicia y un gobierno que satisfaga las necesidades de la gente promedio, estaremos mirando cara a cara al monstruo que ahora ha consumido a Rusia, Hungría, Filipinas, Brasil y Turquía (entre otros): populismo fascista.

Y para aquellos que responden que la elección de Virginia fue casi un racismo a la antigua, todo estadounidense, les recomendaría seguir a los ganadores de las elecciones estatales para el vicegobernador y el fiscal general de Virginia : el populista afroamericano de derecha Winsome Sears y el populista de derecha hispanoamericano Jason Miyares.

El neoliberalismo es un animal herido y moribundo. Estados Unidos está volviendo al populismo, lo quieran nuestros políticos o no.

La pregunta ahora es si será el populismo progresista estadounidense como el defendido por Teddy Roosevelt, FDR, LBJ y ahora Biden, o una nueva versión estadounidense del populismo fascista como el movimiento liderado por Donald Trump y Glen Youngkin.

En gran medida, al menos a corto plazo, esa elección está ahora en manos de dos senadores demócratas.

https://eldiariolatinoamericano.com/eeuu-tiene-solo-una-opcion-abrazar-el-populismo-progresista-o-sufrir-un-futuro-fascista-trumpiano/?fbclid=IwAR0bLJzS5Sv_4iDlNSH3Z5jQf6WtZ85W4_Y7nvteuOsURCkWEGyOcT1I4HQ

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s