Dime con quién andas y te diré quién eres. #Cubaporlapaz

Domingo Pérez

Cuando leí la noticia a la que voy a referirme traté de ampliar la información sobre el personaje en cuestión y, como suponía, en plataformas enemigas, se repetían los adjetivos que presentan a Carolina Barrero como la «esperanza blanca» de la contrarrevolución en #Cuba. Me vino a la mente el recuerdo de aquel boxeador estadounidense que prepararon para derrotar a Teófilo Stevenson, y el cubano le propinó un fulminante nocaut en escasos minutos.

La catalogan como «defensora de los #DDHH«, «activista por el fin de la violencia y el autoritarismo» y «activa integrante del movimiento 27N», motivo por el cual fue «perseguida», «detenida» y «expulsada»…Hasta allí llegó mi paciencia.

Primero, aquí en #Cuba a nadie se le persigue por sus ideas políticas. De lo contrario, ¿cómo es posible que en medio de la crisis generada por la pandemia, con todas las medidas higiénicas y sanitarias puestas en vigor, se aglomeraran en más de una ocasión alrededor del Ministerio de Cultura y varios de sus «delegados» fueron atendidos personalmente por un viceministro? ¿Cómo es posible que divulgaran en las redes sociales todo cuanto quisieron sobre sus supuestas acusaciones y reclamos? En cualquier otro país eso no sería posible.

En segundo lugar, cuando un «opositor» de este tipo es procesado y detenido en la Isla, es porque comete hechos que la ley tipifica como delitos. Por cierto, bajo los preceptos legales de un Código Penal bastante benévolo.

Aquí a nadie se expulsa del país, por voluntad del Estado Cubano. Por lo general, lo sucedido es -y el caso de la Barrero no representa una excepción- que después de ganarse puntos con sus amos contratistas, les aseguran las visas para viajar libremente a #EEUU y #Europa y les dan apoyo mediático total, que incluye la publicación de sus «obras» pletóricas de #Odio, así como la realización de giras promocionales por los centros ideológicos del terror.

Si usted se detiene en la noticia de que «fue recibida, con mucha efusividad en la Fundación Patricio Aylwin», que intenta perpetuar la memoria del político chileno del mismo nombre, opositor de Salvador Allende y apasionado seguidor de Pinochet, y analiza que en el recibimiento estaban presentes sus directivos, fieles descendientes de Patricio y Felipe Kast, nieto del nazi Michel Kast, puede atar los cabos sueltos. Todos son fervientes defensores del neonacismo en #Chile.

Si tiene el lector alguna duda sobre la catadura moral del personaje en cuestión, aplique la máxima de: «Dime con quién andas y te diré quién eres» ¡Eso no falla jamás!

https://www.facebook.com/razonesdecuba

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s