Carolina Barrero: Loba con piel de oveja. #Cubaporlapaz

Corrían los complejos meses de noviembre y diciembre de 2020. La Casa Blanca y la maquinaria mediática contra Cuba se empeñaban en aprovechar los intentos de desestabilización interna con los hechos del «acuartelamiento» de San Isidro, liderado por el delincuente Luis Manuel Otero Alcántara, y la intentona contrarrevolucionaria en las afueras del Ministerio de Cultura, el 27 de noviembre de ese propio año, organizada por los mercenarios Yunior Garcia Aguilera y Tania Bruguera Fernández.

Alfredo Martínez Ramírez, periodista anticubano que colaboró muchos años con el libelo digital Tremenda Nota y que el pasado año emigró, alertaba a otro de sus compinches que pronto entraría a la Isla una ciudadana procedente de España con la encomienda de articular a los agrupamientos San Isidro y 27N. No tardó mucho.

El 23 de diciembre de 2020, procedente de Madrid, Carolina Barrero Ferrer arribó silenciosamente a Cuba junto a su pareja, un británico que decide a los pocos días regresar a su país y no prestarse a las andanadas de provocaciones de su novia.

Carolina Barrero Ferrer es una ciudadana cubana, graduada en la Universidad de La Habana como historiadora de arte. Después de concluidos sus estudios se desempeñó en varias instituciones de la cultura en Cuba hasta que decidió viajar a España, asentarse en Madrid y dedicar más tiempo a acciones provocadoras contra la Revolución cubana en las calles de la capital del país ibérico. Su juventud, preparación cultural y profesional fueron los atributos que apreciaron las instituciones pertenecientes al andamiaje subversivo contra Cuba para enviarla a la Isla con la misión clara de unir a los proyectos contrarrevolucionarios San Isidro y 27N. La propia Tania Bruguera Fernández, quien siempre se ha cuidado de que se descubra su vínculo directo con los Servicios de Inteligencia e instituciones contratistas que operan desde el exterior contra el gobierno cubano, mostró recelos y dudas sobre la llegada repentina de Carolina a Cuba y su «desesperante activismo» por cumplir la tarea encomendada, la cual ejecuta aun hoy, después de salir del país el pasado mes de febrero, en sus más recientes viajes por varios países latinoamericanos para contactar a miembros de gobiernos e instituciones de marcada posición de derecha y anticubana.

Carolina, como mensajera de oscuras organizaciones contrarrevolucionarias en el exterior, no pudo cumplir su tarea de unir a Tania Bruguera (27N) con Luis Manuel Otero Alcántara (San Isidro). No calculó que estos dos personajes se odian, aunque públicamente en las redes sociales se apoyen. Han expresado improperios uno del otro en círculos cerrados de amistades. Tampoco Carolina era la más indicada para esta tarea. Durante todo el tiempo que estuvo en Cuba intentó imponer sus criterios de manera histérica; ante las frustraciones de no poder desestabilizar el país, bebió hasta llegar al alcoholismo, que afectó su salud y las relaciones interpersonales con sus más cercanos amigos. En vez de unir, sembró discordia y recelo entre algunos de «sus compañeros de lucha» que, por compromiso, compartían con ella hasta que bebía tres copas.

A continuación, presentaré una línea del tiempo sobre hechos ejecutados por esta mercenaria que demuestran la tarea encomendada por quienes le pagan en España para hacer contrarrevolución:

– El 28 de diciembre de 2020 participa en una reunión en casa de la contrarrevolucionaria Katherine Bisquet junto a miembros de San Isidro y 27N, donde discute acaloradamente con Luis Manuel Otero Alcántara y no logran unir voluntades.

– El 27 de enero de 2021 participó en los nuevos intentos de provocación en las afueras del Ministerio de Cultura, que fueron frustrados inmediatamente. A partir de ese momento y durante todo el 2021 se pliega a cualquier provocación en la vía pública, por lo cual fue detenida temporalmente en varias ocasiones y procesada penalmente, aunque nunca recluida en un establecimiento penitenciario a partir de los graves delitos que cometió.

– En agosto de 2021, el mercenario Yunior García Aguilera sostiene un encuentro con Carolina en la casa de Katherine Bisquet, para convencerla que se sumara a la plataforma subversiva Archipiélago. Esta se niega, aunque después intentó unirse a este proyecto contrarrevolucionario y no fue bien asimilada por sus miembros más activos.

– De cara al 27 de noviembre de 2021 pretendió reactivar al agrupamiento 27N, para lo cual intentó convencer a Tania Bruguera, que ya había salido del país en agosto de ese año. Bruguera se muestra escéptica ante la propuesta por el comportamiento intrigoso de Carolina.

-Intentó participar en la frustrada marcha contrarrevolucionaria del 15 de noviembre del pasado año, organizada por Yunior García, por lo cual fue detenida temporalmente y liberada después, bajo proceso penal. Cuando García sale del país, inmediatamente divulgó un post arremetiendo contra este, donde calificó su huida como «uno de los actos más irresponsables de la historia de la rebeldía en Cuba». No obstante, ella termina haciendo lo mismo unos meses después.

– Continuó desarrollando acciones provocativas y plegándose a cualquier actividad contrarrevolucionaria hasta su salida del país, en febrero de este año.

– Una vez en el exterior, participa en actividades contrarrevolucionarias en Madrid y Estados Unidos. En el país norteamericano, formó parte de un performance llamado F5, realizado en la ciudad de Los Ángeles en el marco de la Cumbre de las Américas, donde sale públicamente junto a Aimel Ríos Wong, funcionario de la siniestra Fundación Nacional para la Democracia (NED), uno de los responsables de las conspiraciones en 2018 para derrocar la revolución sandinista de Daniel Ortega.

– En junio pasado se reunió con Beatriz Armigón, vicepresidenta del gobierno derechista de Uruguay, que la denominan en los medios de prensa «como una luchadora de los derechos feministas y miembro del Partido Nacional», muy estrechamente vinculada a los ideales derechistas de los presidentes Lacalle (padre e hijo).

– En días recientes fue recibida en Chile por miembros de la derechista Fundación Patricio Aylwin y Gabriel Salvia, director general del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), institución con un fuerte activismo en la formación de muchos de los «agentes de cambio» que durante los últimos 12 años protagonizaron acciones provocativas con el propósito de desestabilizar el orden interno en Cuba y derrocar a la Revolución.

Este recorrido de Carolina demuestra su vinculación directa como ejecutora, de la subversión político-ideológica contra Cuba. Detrás de una joven preparada intelectualmente, se esconde una persona convencida de que es necesario derrocar la Revolución a cualquier precio. Su postura política es de una intransigencia derechista, la cual negó siempre en Cuba para engañar al pueblo.

Cuando se analiza su comportamiento y las últimas visitas realizadas a Estados Unidos y naciones latinoamericanas, demuestra que tiene una encomienda bien orientada por sujetos vinculados al entramado subversivo contra la Isla. Nunca en nuestro país fue recluida en un establecimiento penitenciario con una sentencia de privación de libertad, que bien se merecía. Poco a poco se agotó de los tropiezos que encontró por su conducta egocéntrica y turbios manejos.

Nadie la quiso ni la quiere. Incluso sus propios amigos de la contrarrevolución la rechazan. Su prepotencia siempre la desaprueba. Sus desvaríos le impiden organizar, unir y articular a acólitos en un proyecto contra la Revolución. Los que la patrocinan tienen que seguir entrenándola. Es muy vulnerable a que las personas se les opongan a sus criterios, siempre quiere que prevalezcan sus valoraciones y si el alcohol aparece, los resultados de una reunión con ella terminan como la «fiesta del Guatao».

No obstante, a estas debilidades, hay que tener en cuenta que Carolina es una mujer de los enemigos de la Revolución, con un entrenamiento y preparación ejecutada en el exterior al estilo de los manuales de Gene Sharp. Es otra más, junto las mercenarias Anamely Ramos González, Omara Ruiz Urquiola, Tania Bruguera y Yunior García, sobre los que el gobierno y pueblo cubanos tienen el derecho soberano a aplicar las leyes, en caso de que sea necesario.

https://www.facebook.com/razonesdecuba/posts/pfbid02kjpJaYFgwFRPuG1gDUCGC7kH7JuRBDsidmyNhHtgQwLq18F6MKdcxSXYkTy3BRRQl

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s