¿LA GLOBALIZACIÓN HA TERMINADO?

Aparte de la inflación y la guerra, lo que empuña el pensamiento económico actual es el aparente fracaso de lo que a la economía dominante le gusta llamar «globalización». Lo que la economía dominante entiende por globalización es la expansión del comercio y los flujos de capital libremente a través de las fronteras. En el año 2000, el FMI identificó cuatro aspectos básicos de la globalización: el comercio y las transacciones, los movimientos de capitales y de inversionesla migración y el movimiento de personas, y la difusión de conocimientos. Todos estos componentes aparentemente despegaron a principios de la década de 1980 como parte de la reversión «neoliberal» de las políticas nacionales de macrogestión anteriores adoptadas por los gobiernos en el entorno del orden económico mundial de Bretton Woods (es decir, la hegemonía de Estados Unidos). Luego, el llamado fue a romper las barreras arancelarias, los contingentes y otras restricciones comerciales y permitir que las multinacionales comercien «libremente» y cambien sus inversiones en el extranjero hacia áreas de mano de obra barata para aumentar la rentabilidad. Se afirmó que esto conduciría a la expansión global y al desarrollo armonioso de las fuerzas productivas y los recursos del mundo.

No había nada nuevo en este fenómeno. Ha habido períodos de aumento del comercio y la exportación de capital antes, ya que el capitalismo se convirtió en el modo de producción dominante en las principales economías a mediados del siglo XIX. En 1848, los autores del Manifiesto Comunista notaron el creciente nivel de interdependencia nacional provocado por el capitalismo y predijeron el carácter universal de la sociedad mundial moderna:

«La burguesía, a través de su explotación del mercado mundial, ha dado un carácter cosmopolita a la producción y el consumo en todos los países. Para gran disgusto de los reaccionarios, ha sacado de debajo de los pies de la industria el terreno nacional en el que se encontraba. Todas las industrias nacionales establecidas en el pasado han sido destruidas o están siendo destruidas a diario. En lugar de la vieja reclusión y autosuficiencia local y nacional, tenemos comercio en todas las direcciones y una interdependencia universal de las naciones».

De hecho, podemos distinguir períodos anteriores de «globalización». Hubo el período de 1850-70 en el que el comercio y la inversión se expandieron bruscamente en Europa y Estados Unidos (después de la guerra civil), bajo los auspicios de la hegemonía británica. La depresión de los años 1870 a 1890 vio el final de esa ola. Pero otra ola de expansión global tuvo lugar en la década de 1890 hasta la Primera Guerra Mundial, cuando las nuevas potencias capitalistas usurparon la hegemonía británica. Ninguna potencia estableció la hegemonía y esa ola de globalización fue detenida en seco por la guerra mundial y continuó revertiéndose a través de la Gran Depresión de la década de 1930 y hasta la Segunda Guerra Mundial. Luego hubo una nueva ola de expansión global bajo Bretton Woods y la hegemonía de Estados Unidos, antes de que la crisis de rentabilidad de la década de 1970 condujera a caídas y retracciones. Desde mediados de la década de 1980 y hasta la de 1990, se produjo la mayor expansión del comercio y la inversión transfronteriza en la historia del capitalismo, con el capitalismo estadounidense y europeo extendiendo aún más sus alas y China entrando en los mercados mundiales de fabricación y comercio.

De hecho, según la Organización Mundial del Comercio, un indicador clave de la «globalización», la relación entre las exportaciones mundiales y el PIB mundial, fue en general plana entre 1870 y la Primera Guerra Mundial, cayó casi un 40% en el período de entreguerras; aumentó un 50% entre 1950 y 1970; luego se estancó hasta la década de 1990, despegando hasta la Gran Recesión de 2009; después de lo cual, en la Larga Depresión de la década de 2010, la relación cayó alrededor del 12%, una disminución no vista desde la década de 1970.

La última ola de globalización comenzó a disminuir a principios de la década de 2000, cuando la rentabilidad global retrocedió.

En la década de 1990, el comercio mundial aumentó un 6,2% anual, la inversión extranjera directa (IED) un 15,3% anual y el PIB mundial un 3,8%. Pero en la larga depresión de la década de 2010, el comercio aumentó solo un 2,7% anual, más lento que el PIB -en un 3,1%-, mientras que la IED aumentó solo un 0,8% anual.

Los flujos de inversión transfronteriza en activos productivos físicos también dejaron de crecer en la década de 2010, mientras que el comercio mundial de la «cadena de valor» (es decir, las transferencias internas de empresas multinacionales) también se aplanó.

Por supuesto, la economía marxista podría haber revelado este resultado de la globalización. La «teoría del pensamiento» de David Ricardo sobre la ventaja comparativa siempre ha sido demostrablemente falsa. Bajo el capitalismo, con mercados abiertos, las economías más eficientes tomarán parte en el comercio de las menos eficientes. Por lo tanto, los desequilibrios comerciales y de capital no tienden hacia el equilibrio y la estabilidad a lo largo del tiempo. Por el contrario, los países tienen enormes déficits y superávits comerciales durante largos períodos, tienen crisis monetarias recurrentes y los trabajadores pierden empleos debido a la competencia extranjera sin obtener otros nuevos de sectores más competitivos (ver Carchedi, Frontiers of Political Economy, p.282). No son las ventajas comparativas o los costos los que impulsan las ganancias comerciales, sino los costos absolutos (en otras palabras, la rentabilidad relativa). Si los costos laborales chinos son mucho más bajos que los costos laborales de las empresas estadounidenses, China ganará participación de mercado, incluso si Estados Unidos tiene alguna de las llamadas «ventajas comparativas» en diseño o innovación. Lo que realmente decide es el nivel de productividad y el crecimiento de una economía y el costo de la mano de obra.

Contrariamente a los puntos de vista de la corriente principal, el capitalismo no puede expandirse en un desarrollo armonioso y uniforme en todo el mundo. Por el contrario, el capitalismo es un sistema plagado de contradicciones generadas por la ley del valor y el afán de lucro. Una de esas contradicciones es la ley del desarrollo desigual bajo el capitalismo: a algunas economías nacionales en competencia les va mejor que a otras. Y cuando las cosas se ponen difíciles, los más fuertes comienzan a devorarse a los más débiles. Como dijo una vez Marx: «Los capitalistas son como hermanos hostiles que se reparten el botín del trabajo ajeno» (Teorías de la Plusvalía, Volumen 2., p.29). A veces los hermanos son fraternos y la globalización se expande, como a finales del siglo XX; a veces son hostiles y la globalización disminuye, como en el siglo XXI.

Para la teoría marxista, la globalización es realmente la palabra corriente para nombrar la expansión del imperialismo. El siglo XX comenzó con el capitalismo mundial cada vez más dividido entre un bloque imperialista y el resto, con este último incapaz (con muy pocas excepciones) de cerrar la brecha con los de clasificación superior en los próximos 100 años. En el siglo XXI, el control del imperialismo permanece y si las economías imperialistas comienzan a luchar por la rentabilidad como lo están ahora, entonces comienzan a luchar y no a cooperar, sentando las bases para el conflicto y la división.

Incluso la corriente económica predominante ahora es consciente de que el libre comercio y la libre circulación de capitales que se aceleraron a nivel mundial en los últimos 30 años no han llevado a ganancias para todos, contrariamente a la teoría económica dominante de la ventaja comparativa y la competencia. Lejos de la globalización y el libre comercio que conducen a un aumento de los ingresos para todos, bajo la libre circulación de capitales propiedad de las transnacionales y el libre comercio sin aranceles ni restricciones, los grandes capitales eficientes han triunfado a expensas de los más débiles e ineficientes, y los trabajadores de esos sectores son los más afectados. En lugar de un desarrollo armonioso e igualitario, la globalización ha aumentado la desigualdad de riqueza e ingresos, tanto entre las naciones como también dentro de las economías, a medida que las corporaciones transnacionales trasladan sus actividades hacia áreas de mano de obra más baratas y producen nuevas tecnologías que requieren menos mano de obra.

Estos resultados se deben en parte a la globalización por parte del capital multinacional que lleva las fábricas y los empleos a lo que solía llamarse el Tercer Mundo; y en parte debido a las políticas neoliberales en las economías avanzadas (es decir, la reducción del poder sindical y los derechos laborales; la precarización del trabajo y la reducción de los salarios; la privatización y la reducción de los servicios públicos, las pensiones y las prestaciones sociales). Pero también se debe a colapsos o caídas regulares y recurrentes de la producción capitalista, que llevaron a una pérdida de ingresos familiares para la mayoría que nunca se puede restaurar en ninguna «recuperación», particularmente desde 2009. El mundo capitalista nunca fue plano, incluso a fines del siglo XX, y ciertamente es montañoso ahora.

Adoptar aranceles y medidas proteccionistas es el anatema de los teóricos de la globalización. En los últimos 10 años se ha observado una tendencia al alza en las investigaciones sobre derechos antidumping y compensatorios (véase el siguiente gráfico).

Número de investigaciones sobre derechos antidumping y compensatorios por trimestre (Foto: Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos)

La Gran Recesión, la débil recuperación posterior a la Larga Depresión, la pandemia de covid y ahora el conflicto entre Rusia y Ucrania, han destruido las cadenas de suministro mundiales, obstaculizado el comercio mundial y detenido los movimientos de capitales.

Durante las décadas de 1990 y 2000, la economía dominante (con pocas excepciones) se alineó con Ricardo y los méritos intachables de la globalización. Solo lea este artículo para obtener la lista de los sospechosos habituales. A la luz de las tendencias actuales, algunos expertos de la corriente predominante siguen manteniendo la opinión de que la globalización volverá.

«Fue la inflación la que ayudó a crear un nuevo entorno de políticas a mediados del siglo XIX y en la década de 1970. A medida que los costos económicos y políticos de la inflación se hicieron más obvios y dañinos, pareció más atractivo buscar formas de calmar las presiones inflacionarias. Sin duda, la cura desinflacionaria -más globalización y un gobierno más eficaz- fue temporalmente incómoda. Pero llevó al mundo a aprovechar las oportunidades técnicas y geográficas que una vez fueron ignoradas o descuidadas. En resumen, hay un futuro posterior al conflicto al que podríamos mirar con cierto grado de esperanza”.

Un experto afirmó que «finalmente, llamen a esto fe ciega, pero los últimos ritos para la globalización se han leído varias veces, y en cada ocasión, ha rebotado de su lecho de enfermo con un aspecto bastante alegre. Las empresas han sido ingeniosas, han apoyado la tecnología e incluso los gobiernos activamente destructivos no la han estrellado». Claro, el comercio mundial y la inversión transfronteriza no van a desaparecer y continuarán creciendo (algo) a pesar de las pandemias, las guerras y las cadenas de suministro colapsadas. Pero eso no es un argumento para decir que la ola de globalización anterior no ha terminado.

El argumento es que a la crisis de rentabilidad e inflación de los años 1970 le siguió la ola de globalización de los años 1980 y 1990, y esto podría volver a ocurrir. No es un escenario muy convincente. La década de 2020 se parece más al período previo a la Primera Guerra Mundial, con potencias económicas rivales que luchan por obtener una parte de las ganancias («hermanos hostiles»). Escribiendo a fines de la década de 1880, Engels pronosticó, no una expansión global armoniosa como pensaba el líder y teórico socialdemócrata alemán Karl Kautsky, sino una mayor rivalidad entre potencias económicas en competencia que resultaría en una nueva guerra europea: «Las depredaciones de la guerra de los Treinta Años (del siglo XVII) se comprimirían en tres o cuatro años y se extenderían por todo el continente… con una reubicación irremediable de nuestro sistema artificial de comercio, industria y crédito». (véase mi libro Engels 200, p.129). No hay retorno a la expansión global de 1850-70.

Los keynesianos buscan volver a los días de Bretton Woods con sus tipos de cambio fijos, el estímulo fiscal del gobierno y la reducción gradual de los aranceles. Los keynesianos afirman que esto conduciría a un renacimiento del «multilateralismo» y la cooperación global. Aparentemente, esto puede restaurar un orden mundial de paz y armonía. Pero esto es solo una negación de la historia y la realidad de la década de 2020. Las organizaciones multilaterales de la era de la posguerra como el FMI, el Banco Mundial y la ONU estaban todas bajo la amable «guía» del capitalismo estadounidense. Pero ahora la hegemonía de Estados Unidos ya no está garantizada; pero lo que es más significativo, la alta rentabilidad para las principales economías posteriores a 1945 ya no existe. Los hermanos ya no son fraternos, sino hostiles. El intento actual de Estados Unidos de mantener su hegemonía es más como meter gatos en un bolso.

Es perfectamente posible argumentar que, para el capital, «la desglobalización disminuiría la eficiencia de las empresas al aumentar los precios y disminuir la competencia y que, con cualquier reversión prevista para frenar el crecimiento, un mundo desglobalizado sería ‘muy inferior’ a los últimos 30 años de comercio abierto». Un estudio reciente de la Organización Mundial del Comercio, basado en la medición del impacto dinámico de la pérdida de comercio y la difusión de tecnología, encontró que «un posible desacoplamiento del sistema de comercio mundial en dos bloques -uno centrado en Estados Unidos y otro en China- reduciría el bienestar mundial en 2040 en comparación con una línea de base en aproximadamente un 5%. Las pérdidas serían mayores (más del 10%) en las regiones de bajos ingresos que más se benefician de los efectos indirectos tecnológicos positivos del comercio». De hecho, el colapso de la globalización podría convertirse, no solo en una batalla entre dos bloques, sino en una mezcla de unidades económicas en competencia.

Pero la globalización solo regresará si y cuando el capitalismo obtenga una nueva vida basada en una rentabilidad mejorada y sostenida. Parece poco probable que eso suceda en el marco de otra recesión y tal vez más guerra.

https://misionverdad.com/traducciones/la-globalizacion-ha-terminado

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s