Cuando mamá es periodista (y viceversa)

Es difícil establecer un orden lógico en este asunto, o sea, no sé si voy a escribir sobre ser periodista y madre o viceversa. En mi caso, cronológicamente la profesión llegó primero, unos años después la otra condición soñada: ser mamá.

La noticia me sorprendió con veintitantos añitos y muchos proyectos entre manos.  Casi todos tuvieron que esperar, algunos nunca pude retomarlos, sin embargo, a estas alturas no tengo dudas de que mis hijos y mi trabajo han crecido juntos. 

Intentar hacerlo bien en ambas pasiones ha sido mi desafío constante, especialmente cuando nos quedamos solos ellos, el periodismo y yo, para enfrentar la  vida. No podía abandonarlos (ni a ellos ni a él) y aquí estamos, acompañados por montones de gente que nos lo hacen menos difícil y escribiendo la mejor y más cierta crónica: la cotidianidad juntos. Sobreviviendo a veces, felices siempre.

«Por otro lado, está el reto de hacer las cosas bien, porque tiene una persona que te sigue los pasos, a quien le estás inculcando valores y cómo vas a predicar si no es con el ejemplo. Entonces la manera de hacer periodismo definitivamente cambia cuando tienes hijos. Al menos a mí me ha sucedido así. Una tiene que ser más honesta consigo misma, más creativa. Uno busca la manera de que lo que estás haciendo sea útil, importe, lo llene de orgullo, de trabajar por lo que vale la pena.

«Desde que yo tuve a Ale, apuesto por temas que representen beneficios para la familia, que muestren lo bueno, lo útil… Por ejemplo, cuando hice la serie por los 500 años de La Habana, pensaba mucho en mi hijo y decía ¿de qué manera yo puedo enseñarle a mi hijo las cosas buenas que tiene su ciudad, donde él nació? ¿de qué manera le puedo contar todo lo que ha sucedido aquí? Yo empecé por ahí, pensando en que como quiero mostrárselo a mi hijo, habrá otros niños igual. Hay muchos temas que te empiezan a llegar por eso mismo de querer ofrecerles otro mundo, de querer ofrecerles algo más. 

«Todavía mi niño es muy pequeñito y aunque le es común estar en la casa y verme en la televisión, a veces me dice «ay yo tengo dos mamás, si tú estás aquí cómo puedes estar en la televisión», pero para mí es fantástico que cuando crezca sienta orgullo de la periodista que soy, no solamente de lo buena mamá que pueda ser con él. Espero que tenga ese concepto y lo estoy intentando con todo, pero también quiero que sienta orgullo de su mamá periodista, de lo que he hecho, de los sacrificios que a veces hacemos las madres y, de alguna manera, el legado que uno, de a poquito, va dejando».

Amanda y Javi han sido, inevitablemente, personajes de muchas historias que he escrito, motivación para otras, me han servido de fotógrafos, camarógrafos o editores, a ellos les debo la idea original de más de un texto y, sin dudas, me han dictado una agenda riquísima de temáticas y enfoques. 

Mi niña y mi niño han estado en conferencias de prensa, lanzamientos de discos, exposiciones de artes plásticas, entrevistas, esa es la realidad de tantas colegas diariamente, es el reto de nuestros hijos y el de una es vivir tratando de estar a su altura.  Por eso ante la invitación a escribir sobre «qué es ser madre y periodista», me parecía incompleto quedarme solo con mi propia verdad, así que les pregunté a un par de amigas, doblemente colegas, que admiro muchísimo…

Yirmara: «nuestra profesión logra que los hijos se enamoren de ella»

Yirmara Torres Hernández es una de las mujeres más valientes que he conocido. Acualmente dirige la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), en Matanzas y es, desde mucho antes, la mamá de César, futuro periodista…

«En el caso mío, tuve un solo hijo y yo creo que lo más difícil es que, como la profesión de periodista es tan sacrificada, no tiene horario, pienso que los hijos sufren un poco eso. A veces tienes que poner un poco en pausa tu realización durante una etapa. Fue lo que yo hice hasta que el niño empezó la escuela, puse en pausa la superación, la posibilidad de aprovechar oportunidades que se me abrían en esa etapa en la que, además, yo era muy joven, pero las puse en pausa también porque soy de Colón, estaba viviendo en la ciudad de Matanzas  y no tenía apoyo ahí familiar, digamos. Decidí que era mi prioridad y en esos años traté de estar lo más cómoda posible para poder atenderlo, no todas las periodistas hacen lo mismo, pero yo lo hice así. 

«Creo que la nuestra es una profesión que logra que los hijos se enamoren de ella, lo he visto mucho y me pasó a mí también, porque mi hijo al final va a estudiar periodismo y creo que ha tenido que ver con eso, con haber estado vinculado a lo que es la vida del periodista en todos los sentidos, haberse relacionado con mis amistades que la mayoría son periodistas…

«Yo recuerdo que cuando el niño era pequeño comenzó a copiar estadísticas de pelota, porque quería ser periodista deportivo desde chiquito. Después yo escribía un programa diario y él empezó a hacer los planes temáticos, o sea, jugaba a organizar los temas de todo el mes. A los 12 años me pidió de regalo que le hiciera un blog y, bueno, desde entonces lo tuvo, en el cual escribía de deportes y otros asuntos. Hoy dice que es youtuber, influencer… entonces esa es una profesión que influye en los hijos y si tienen un poquito esa sensibilidad es fácil que se inclinen por ella, porque lo ven a uno que trabaja, pero que a la vez es un disfrute, es como otras profesiones que tienen de esa inspiración, de esa bohemia, eso atrapa, enamora un poco a los hijos».

Indira Román: «Una tiene que ser más honesta consigo misma, más creativa»

A Indira la esperamos cada día en el Noticiero Cultural y agradecemos siempre sus materiales para el sistema informativo. Es una joven e intensa mamá periodista:

«Para mí el principal reto, y creo que desde que nació mi hijo, ha sido el factor tiempo. Tiempo que necesito para dedicarle a él a su educación, a mimarlo, a pasar rato con él, a disfrutarlo y, por otro lado, tiempo para dedicarme a mí como profesional, como mujer.

«Una entra en un dilema de cómo compartirte, en aras de que quieres ser una excelente profesional, triunfar en lo que te hayas propuesto, ya sea una Maestría, otra carrera, un nuevo proyecto y al mismo tiempo ser creativa, propiciar iniciativas novedosas, investigar, leer, entonces necesitas que esas dos cosas confluyan: el tiempo de ser mamá y el tiempo de ser periodista, mujer.

«Yo creo que eso no puede estar desligado, tienes que poner las cosas en una balanza y hallar el equilibrio. La vía que he encontrado para que esas dos aristas confluyan es la organización. En la medida en que uno logre organizarse es una batalla ganada.

http://www.mujeres.cu/art.php?MzM1OTI=

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s