#Cuba. A las mujeres: Respeto

A nuestros enemigos les retuerce las tripas la derrota que vienen sufriendo tras cada intento de borrarnos del mapa. Ellos saben bien que saldremos más fuertes y mejores que antes. Y cada paso que damos en esa dirección los enfurece de odio y les nubla la vista a extremos de llegar al absurdo y al ridículo.

A Cuba se le prohíbe todo, no les alcanza con la inmoralidad y la ilegalidad del bloqueo más largo, cruel y sostenido de la historia, ni con las 243 medidas, ni con los ataques terroristas, ni los millones de millones para que este país vuelve a ser su colonia. A Cuba no se le vende ni una aspirina Bayer aunque se fabrique en Alemania, ni se le da acceso a créditos y financiamiento internacional, a Cuba se le boicotea todo: sus vacunas, la colaboración médica, el comercio, el transporte, el turismo, las comunicaciones y hasta la reedición de un festival memorable como el de San Remo que con solo mencionarlo nos hace revivir momentos hermosos de la música europea en sus mejores tiempos.

Y si esa cita estelar la dirige o la coordina, que no es lo mismo pero es igual, como diría Silvio, una revolucionaria cubana, de facciones delicadas, con gracia por naturaleza, sencilla y dulce como su pueblo, que pone toda su pasión y energía en todo lo que hace por su país en esta difícil etapa.
Pero si esa mujer es además la esposa y compañera del presidente cubano, el ataque debe ser brutal.

Así lo estamos viendo por estos días en la prensa canalla de Miami, en las redes sociales y en la presión hacia algunos artistas de poca valía que salieron a repetir como loros el guión deplorable de la sumisión.

Hablo de la compañera Lis Cuesta, no primera dama al estilo de la burguesía, hablo de una mujer que ha trabajado toda su vida en el ámbito de la universidad y la cultura, sin dejar de hacerlo ahora más allá de ser la esposa del presidente. Hablo de quien es madre y joven abuela y que junto a su esposo y compañero ha sufrido los dolores y angustias de la arremetida brutal de EEUU contra Cuba, con escasez de alimentos y medicinas, sin oxígeno, en medio de la 2da ola de la pandemia y el intento más serio de asestar un golpe blando.

Hay que ser muy fuerte para resistir la guerra que se le hace a Cuba. Hay que tener valores y principios muy grandes y un pueblo y una dirección revolucionaria de Patria o Muerte para sortear 60 años de bloqueo que son seis décadas de guerra no declarada pero impuesta.

En su perversidad al enemigo le afloran no solo sus pelos de gorila, sino también el machismo patriarcal del que gozan impunemente. A ningún dirigente masculino se le objeta la edad, el peso o la altura y mucho menos la ropa que viste. Pero si ese dirigente es una mujer empoderada, con personalidad y liderazgo, nos escudriñan hasta con lupa y tiran sobre nosotras todo su andamiaje de bajezas para tratar de neutralizarnos. No somos Barbys ni queremos serlo. Estamos felices con nuestros años, nuestras vidas, nuestra altura, nuestros kilos de más y de menos, con la ropa con la que mejor nos sentimos y el color del pelo que se nos da la gana.

Les molesta sobremanera que luzcamos bien. Siempre tengo presente a Evita, a Celia, Vilma, Haydee, a Olga Benerio Prestes, a Cristina, Dilma y Marielle Franco, a mis compañeras detenidas-desaparecidas entre tantas otras mujeres hermosas que dieron batallas memorables y las siguen dando. Celia y Vilma en la Sierra Maestra con las flores en sus cabellos y sus uniformes guerrilleros son nuestros espejos. Que no es el de Blanca Nieves. Es el de la lucha de nosotras, las mujeres, cada una en la etapa histórica de nuestros pueblos que la ha tocado vivir.

No les daremos jamás el gusto de vernos con las huellas que todas sus maldades dejan en cada una de nosotras y los hombres de este país de sol, de gente solidaria y noble, que no sabe de odios ni rencores pero puede dar clases de dignidad y solidaridad humana a todo el mundo. Al que jamás se le ocurriría boicotear ningún evento del peor enemigo. Porque le sobra la ética que tanto falta a los que se creen gendarmes del mundo.

Boicotean un Festival como el de San Remo Awards en Cuba, donde los más beneficiados serán los artistas que vengan a esta isla, que es un bastión de la música internacional.

Los que hoy lo boicotean no dicen que Cuba fue declarada por la Unesco ‘Ciudad Creativa de la Música’ por su altísima calidad artística. Tampoco que La Habana será la primera ciudad Iberoamérica en la que se realizará el San Remo Music Awards, uno de los más importantes certámenes de la música italiana que traen a nuestra memoria íconos como Gianni Morandi o Eros Ramazzotti, lo que tributa también para toda nuestra América Latina y el Caribe.

El gran certamen en el que participarán artistas internacionales y cubanos y concursantes de todo el país, se realizará a pesar de las presiones y el boicot del 5 al 10 de abril de este año.

Será otro gran disgusto para los señores imperialistas.

A la compañera Lis Cuesta Peraza el abrazo de sororidad y la fuerza y la belleza de las mujeres de la Patria Grande para seguir generando cosas buenas para el pueblo.


Por Resumen Latinoamericano, Graciela Ramírez
Corresponsalía Resumen Latinoamericano-Cuba y Mujeres al Sur

https://aucaencayohueso.wordpress.com/2022/02/10/cuba-a-las-mujeres-respeto/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s