Desde las redes: ¿Cómo se llama la obra?

Sube el telón: aparece el dramaturgo, con poses de Václav Havel, entre los organizadores de la protesta del 27N. / Baja el telón: Ese día tenía cuatro obras de su autoría en cartelera, programadas por la institución que lo subvenciona y a la que él desprecia.

Sube el telón: reaparece el mismo dramaturgo el 11J en un intento por tomar el ICRT para hablarle a la nación por 15 minutos. / Baja el telón: Ese día le faltó lo que tenía José Antonio Echevarría y el performance terminó feo sobre un camión de basura.

Sube el telón: ajusta el guion de la obra y anuncia la creación de Archipiélago, un “caos” virtual para enfrentar a la revolución. / Baja el telón: Ese día conforma su público heterogéneo, integrado por fans, emigrados, odiadores e infiltrados de la seguridad.

Sube el telón: el dramaturgo decide imitar el cartel electoral de Barack Obama porque ya se siente “elegido” presidenciable. / Baja el telón: Ese día demostró su ingenuidad política y matriculó en la Academia Teatral de Líderes Imaginarios de Juan Guaidó.

Sube el telón: la “dictadura” muestra fotos de la participación del dramaturgo en cursos de entrenamiento en Buenos Aires y Madrid. / Baja el telón: Ese día decide abrazarse a José Martí y avisa que su lucha es “con todos y para el bien de todos”.

Sube el telón: el dramaturgo lanza su versión “libérrima” de Aleluya, plagiando a Leonard Cohen en nombre de la Patria. / Baja el telón: Ese día la “dictadura” le niega la solicitud para la marcha “pacífica” del 15N y se victimiza ante los medios.
Sube el telón: ha llegado el momento de tocar emociones y el dramaturgo imita a Martin Luther King y nos dice que tiene “un sueño”. / Baja el telón: Ese mismo día la “dictadura” lo muestra rindiéndole cuentas al terrorista Ramón Saúl Sánchez.

—¿Cómo se llama la obra?

—Fin del cuento, dramaturgo.

PD: Lo siento mucho por mis amigos y enemigos que depositaron en esta persona una esperanza de liderazgo y nuevo rostro para una oposición que existe en Cuba y que ya nadie podrá negar en lo adelante. Hay un montón de cosas que deben ser cambiadas (desde hace mucho tiempo), para garantizar más participación, libertad ciudadana y vida digna —con todos y para el bien de todos—, pero no así. Todo intento de “solucionar los problemas del país” de la mano de los enemigos históricos de Cuba está condenado al fracaso. Invocar a José Martí y tener el apoyo de Ramón Saúl Sánchez, la FNCA y la embajada gringa en La Habana es una estafa y una desfachatez que no merece el más mínimo respeto. Así no es.

PD2: los amigos de estos “amigos” no me interesan.http://www.cubadebate.cu/especiales/2021/10/28/desde-las-redes-como-se-llama-la-obra/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s