#Cuba contará en breve con una vacuna inmunológica contra la Covid-19

Una vacuna diseñada a fortalecer la inmunidad innata estará en breve a disposición de pacientes con Covid-19 en Cuba, considerada uno de los aportes más cercanos para proteger a los enfermos, a la espera del inyectable específico.

Desarrollado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, el candidato, bautizado como inmunopotenciador CIGB 2020, se antoja un acercamiento a la terapia contra el nuevo coronavirus, aunque no constituye una cura, sino para apuntalar al sistema inmune, mecanismo vital con vistas a enfrentar cualquier agente infeccioso, destaca Prensa Latina.

Probada en estos momentos como parte de la metodología investigativa en pacientes positivos de la enfermedad tratados en Cuba, otros voluntarios sospechosos y contactos, la vacuna se dirige en especial para el tratamiento de las inmunosenescencias, fenómeno asociado a los cambios de ese sistema en el envejecimiento.

De ahí su uso en esta emergencia sanitaria en enfermos de la Covid-19 sobre todo en personas mayores de 60 y 70 años que de manera natural presentan dismunución de esta respuesta.

La vacuna muestra ya resultados alentadores, explicó recientemente en el programa radiotelevisivo Mesa Redonda Gerardo Guillén, director de investigaciones biomédicas del CIGB, en un panel de especialistas que abordó los avances de la ciencia cubana para paliar la pandemia.

Si logramos reforzar la inmunidad innata en la población y los positivos al virus, podemos evitar que progresen a la severidad y la gravedad, explicó Guillén.

Otro de los ensayos de esa institución es el CIGB 258, destinado a tratar las enfermedades inflamatorias crónicas como la artritis, y con una preclínica ya avanzada.

Al conocer en datos publicados por China sobre algunos procesos que se desataban en los pacientes graves, nos dimos cuenta que este fármaco tenía potencialidades, describió María del Carmen Domínguez, líder de este estudio.

En pacientes en ese estadío de la enfermedad se produce una tormenta de citoxinas, que rebasan al límite las inflamaciones y bloquen al sistema inmune. Este fármaco regula la hiperinflamación que se produce, detalló la científica, tras dar a conocer que hacía pocas horas supo que uno de los enfermos caminaba ya por su sala de hospitalización.

La institución científica con un aval de altura desde su fundación en la decáda de los años 80 del pasado siglo, se concentra además en los ensayos con cuatro candidatos vacunales contra el SARS-Cov-2.

Ese virus, diseminado por el mundo en poco más de 100 días, mantiene en alerta a autoridades sanitarias y gobiernos, y como única alternativa para contenerlo es el aislamiento social, solución inédita en el mundo.

Si bien la comunidad científica considera que el confinamiento constituye el ‘fármaco’ hasta ahora disponible, advierten sobre otro fenómeno asociado: somos susceptibles a este agente patógeno, coinciden expertos.

En otras palabras para que el lector entienda: si el virus no encuentra a quien infectar muere, pero no significa que en un futuro estemos expuestos a un nuevo contagio. No se puede despreciar la idea de vacunas específicas, la que darán la respuesta necesaria en el futuro , alertó Guillén.

Más de 70 proyectos en desarrollo a escala mundial en 60 instituciones se llevan adelante y Cuba, en especial científicos del CIGB trabajan en cuatro estrategias vacunales para expresar antígenos en diferentes hospederos, entre mamíferos, levaduras y bacterias, señaló.

Pero los proyectos de esa institución no son los únicos. El Instituto Finlay, líder en la vacuna cubana antimeningocócica, acompañan y se integran con sus colegas del CIGB en el estudio de esos candidatos y laboran en otra formulación específica, que busca ‘atajar’ los diferentes trucos de este virus, basados en un mecanismo de expansión viral, similar al del sida.

Así lo explicó su director Vicente Verez, quien destacó además que un fármaco específico es lo ideal, pero será una solución a largo plazo.

El nuevo coronavirus impone para su control una barrera, la del distanciamiento social, sin embargo, una vez que nos alcance se pueden dar varios escenarios: batallar con el sistema de defensa, que algunas personas lo logran y vencen al virus, y el otro luchar contra la enfermemdad cuando esta logra dominar al sistema inmune.

La comunidad científica cubana anda por los dos escenarios, en poner a disposición de los habitantes de este país un fármaco para potenciar la capacidad de respuesta del sistema inmune, y en el caso de enfermar, todo un arsenal terapéutico, con mezclas de interferones, biomoduladores y factor de transferencia, como complementos para vencer al virus.

A la espera de la ansiada vacuna, Cuba se blinda, con ciencia de altura.

Tomado del Portal Cuba. Cu

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s